Buscar

Comer bien es algo más que lo que comes

Muchas personas a menudo ponen mucho énfasis, atención e incluso presión en lo que comen. Y al hacerlo, intentan comer perfectamente, lo que a menudo significa evitar ciertos alimentos que consideran "malos".



¿Haces esto?

¡Es completamente comprensible si lo haces!

Hay mucho enfoque en qué comer en la industria de la nutrición, por lo que tiene sentido que tu también centres tu atención en esto. Pero como Coach de Salud y Bienestar, practico con mis clientes un enfoque de alimentación consciente que va más allá de lo que está en su plato.

NECESITAS MÁS QUE COMER BIEN

Si bien es absolutamente importante saber cómo nutrirte bien y obtener los nutrientes que tu cuerpo necesita para sentirse y funcionar de la mejor manera, eso por sí solo no te ayudará a crear hábitos alimenticios saludables que puedas mantener de por vida.

Si fuera así ¡nadie tendría problemas para comer bien todos los días! Todo el mundo simplemente sabría exactamente qué comer y comería perfectamente el 100% del tiempo.

Pero, por supuesto, todos hemos experimentado que ese no es el caso. Incluso cuando sabes qué comer para nutrir tu cuerpo, puede ser un desafío mantenerlo cuando hay muchos otros factores que influyen en tus hábitos alimenticios.

Si pones demasiado énfasis en comer perfectamente, puedes mantenerte en el ciclo de iniciar-parar.

Este ciclo significa que puedes comer bien durante un cierto período de tiempo, pero luego te "caes del tren" cada vez que algo influye en tus elecciones de alimentos, como por ejemplo:

  • Salir a comer

  • Celebrando las fiestas

  • Sentirse realmente estresado o aburrido

  • Perder tu rutina habitual

  • Ser "tentado" por un dulce regalo que un compañero de trabajo trajo a la oficina

  • Aburrirse de las mismas comidas todas las semanas

  • No tener tiempo suficiente para cocinar después del trabajo

  • ¡Y la lista puede seguir y seguir!

Estoy segura de que puedes pensar en una o dos cosas que hayas experimentado que te impidieron seguir con tus hábitos alimenticios saludables. ¡Todos hemos estado allí, incluida yo!

Por eso es tan importante prestar la misma atención a la forma en que comes. El lado del "cómo" comes tiene que ver con aprender a navegar por todos los otros factores que influyen en tus elecciones de alimentos y lo hacemos practicando la alimentación consciente.

Disminuir la velocidad y ser más consciente de lo que estás comiendo y cómo te sientes antes, durante y después de las comidas es una de las mejores prácticas que puedes tener para encontrar lo que te funciona y crear hábitos alimenticios saludables.

Y la mejor parte es que este tipo de práctica te da balance, para que puedas disfrutar de todos los alimentos sin sentirte fuera de control o comerlos en exceso.

SÉ MÁS CONSCIENTE DE CÓMO COMES

Estos son algunos consejos para comenzar con una práctica de alimentación consciente que puede ayudarte a crear este balance intencional con tus hábitos alimenticios que te permitirá comer bien todos los días.

1. Haz un chequeo contigo mismo antes y después de las comidas

Antes y después de comer, detente y pregúntate: "¿Cómo me siento?". Determina si tienes hambre o estás lleno, relajado, estresado o emocional. Al hacer esto, también puedes determinar por qué estás comiendo. Idealmente, solo comemos cuando tenemos hambre, pero no siempre es así.

Al practicar este autocontrol, con el tiempo puedes volverte consciente de ti mismo y comprender mejor tu relación con la comida. Puedes desarrollar el hábito de ser consciente de tus alimentos y hábitos alimenticios.

2. Elimina todas las distracciones

Las distracciones a la hora de comer pueden quitarte rápidamente la atención plena. Tómate un tiempo para pensar activamente en todas las distracciones que generalmente tienes mientras comes. Puede ser tu teléfono, televisión o incluso tareas laborales durante la hora del almuerzo.

Elimina estas distracciones y concéntrate realmente en comer. Esto devuelve la atención a tu comida y será mucho más probable que reconozcas y notes tu hambre, saciedad, sabor y la experiencia general de tus comidas.

3. Come tus comidas en la mesa

Sentarte a la mesa es una gran práctica, especialmente porque muchos de nosotros podemos acostumbrarnos a comer en nuestros escritorios o en el sofá.

Simplemente dedicando tu mesa o mostrador, donde sea que comas, a comer de verdad, estás utilizando tu entorno para entrenar tu cerebro y reconocer que es hora de reducir la velocidad y comer.

4. Haz de comer una experiencia

Mi siguiente consejo para ti es hacer del comer una experiencia satisfactoria. Ya sea que vayas a preparar una comida nutritiva o disfrutar de un postre, piensa cómo puedes hacerlo lo más satisfactorio posible para ti. ¡Respira, saborea y disfruta!

Esto funciona especialmente bien si anteriormente trataste de evitar ciertos alimentos. En su lugar, permítete disfrutarlos, pero sé muy intencional en cómo los disfrutas.

Tomemos los dulces, por ejemplo. Uno de mis clientes de mi programa de cambio de hábitos, a menudo tenía reuniones en las que se traían galletas, panecillos u otras cosas dulces y pasaba en reuniones la mayoría de días de la semana.

Pero después de practicar la alimentación consciente, se dio cuenta de que esta no era la forma más satisfactoria de disfrutar esos alimentos. Entonces, en cambio, decidió seguir esta práctica de convertir esas reuniones en experiencias satisfactorias. Ahora todavía se da permiso para disfrutar de los dulces, pero es más intencional al respecto.

Disfruta de tus productos horneados caseros favoritos los fines de semana o cuando sales a comer en lugar de comerte una galleta cargada de azúcares sin pensar mientras trabajas.

Son pequeños cambios como este los que realmente pueden transformar tu pensamiento en torno a tu experiencia con la comida.

5. Nutre bien tu cuerpo


Otra práctica de alimentación consciente es nutrir tu cuerpo y hacer que tus comidas sean más sabrosas comiendo una variedad de alimentos. Un marco simple que utilizo es el Plato Mágico.

El Plato Mágico es un sistema simple para asegurarte de que estés nutriendo tu cuerpo físico durante el día comiendo una gran cantidad de alimentos integrales y de origen vegetal. El Plato Mágico incluye proteínas, carbohidratos no almidonados como vegetales, carbohidratos almidonados o más complejos, grasas saludables y un factor que le agregue sabor.

Cuando hagas tus Platos Mágicos, cambia también los colores y texturas de cada elemento. Esto ayuda a garantizar que obtengas una variedad de vitaminas y minerales.

6. Asegúrate de utilizar todos tus sentidos para experimentar tu comida

Estamos destinados a experimentar nuestra comida; la forma en que sabes la comida, cómo se siente, cómo se ve y cómo huele contribuye a la experiencia de comer.

Cuando involucramos todos nuestros sentidos y realmente experimentamos nuestra comida, estamos atentos y presentes en ese momento.

Ahora comprendes por qué comer perfecto o evitar ciertos alimentos no es necesario para comer de manera saludable, y tienes 6 consejos que te ayudarán a aprender a practicar el balance con tu alimentación.


Descarga mi guía gratuita con más de 25 páginas para aprender a comer bien todos los días de una manera fácil, consciente y agradable.

#alimentacionconsciente

KEREN ALVARADO

Health & Wellness Coach

Fundadora de thejourneybyk.com y Awaken Latinoamérica, Keren es comunicadora y Coach de Salud y Bienestar certificada así como experta en Alimentación Emocional y Cambio de Hábitos. Keren enseña la simplicidad de la nutrición y el arte del estilo de vida saludable a través de recetas, artículos, eventos y programas de entrenamiento en línea y presencial.

EBOOK GRATUITO:

Cómo crear hábitos de alimentación saludable de forma fácil y divertida

Descarga mi guía con más de 25 páginas para aprender a comer bien todos los días de una manera fácil, consciente y agradable. 

ARTÍCULOS RECIENTES

¡TU OPINIÓN ES IMPORTANTE!

​Comparte tus ideas, fotos de tus recetas o tus mejores consejos

© 2020 The Journey by K  es una marca registrada de Keren Alvarado  |  Lea nuestros Términos de Uso & Privacidad  
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Pinterest